miércoles, 22 de junio de 2011

LA TURQUESA

Gemoterapia

La Turquesa es una curandera profunda. La
podemos utilizar para hacer meditación porque
equilibra todo el cuerpo físico.
Fortalece la anatomía, en general, estimulando la
regeneración global de los tejidos. Alinea todos los
chakras, meridianos del cuerpo, líneas de fuerza y
campos sutiles. Mejora la absorción de los
nutrientes y su circulación. Ayuda en caso de
intoxicación por sustancias nocivas del exterior o
por exceso de las producidas por el propio
organismo, eliminándolas. Por su propiedad
porosa, es como una esponja para la negatividad .
Su mejor entrada energética es por el quinto
chakra, Vishudda, en la base del cuello, relacionado
con la comunicación, la expresión y la creatividad.
Entra en resonancia con la garganta y el sistema
respiratorio, abarcando oído, tracto bronquial
superior, sistema linfático y glándula tiroidea.
A nivel psicológico es recomendable llevarla
encima cuando se trata mucho con personas
diferentes. Aumenta la fuerza e inspira confianza.
Protege y mantiene en contacto con la realidad a
quien la lleva, relajando el espíritu de las tensiones
y el estrés de la vida moderna.
Los indios de cualquier tribu de América
explican que, llevando la piedra “duklij”, la mente
se funde con el universo, porque su color nos
reclama ante la presencia del Gran Espíritu. Su
energía vigorizante confiere optimismo y eso se
nota porque quien la lleva irradia un positivismo
que es perceptible por los demás, de ahí que sea
considerada como una de las gemas de la amistad
y la buena suerte.

Tradición, magia y relaciones planetarias

Dependiendo de la coloración, las más verdosas
están relacionadas con Venus y Neptuno, las más
azules con Júpiter. Su elemento es la Tierra y su
energía es receptiva. Se la asocia a deidades como
Hator, Buda y El Gran Espíritu (en los indios
americanos).
Su astro es el Sol, por su relación azteca con el
fuego, aunque su energía es más cercana a la plata.
La mayoría de amuletos y talismanes antiguos
están hechos de este material, femenino, nocturno y
mágico. Numerológicamente es un 1, el número de
los principios, del poder y de la voluntad pura. Se
considera símbolo de magnanimidad y
pensamiento elevado, por ello se la atribuyó a San
Jorge, “el caballero celeste”.
La leyenda cuenta que funciona mejor si se
regala que si se compra. Y una historia sobre ella
cuenta que un hombre, que siempre la llevaba en
un anillo, tras morir ésta perdió todo su color. Un
amigo suyo la compró y se la regaló a su hijo, con
la condición de que la usara siempre, para ver si
era cierta la leyenda. El hijo era Anselmo de Boot,
médico de la corte del emperador Rodolfo II de
Bohemia, la hizo grabar y comenzó a utilizarla
como sello; a los pocos meses la gema había
recuperado todo su color.

© copyright

4 comentarios:

  1. Genial el Artículo, es impresionante el poder de esta maravillosa Gema.
    Gracias por compartir el conocimiento.

    Un fuerte abrazo
    Fran Castmay

    ResponderEliminar
  2. Excelente ! gracias por compartir tus conocimientos! besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias María Inés, para eso es conocimiento para compartir, sino ¿que gracia tiene? bss

      Eliminar