sábado, 18 de diciembre de 2010

LA CORNALINA



La Cornalina

Isis, considerada la “gran maga”, tenía un poder muy superior al de los demás dioses. El Tjet era y es un
amuleto muy apreciado, representaba una parte de la diosa; quien lo llevaba estaba protegido
por la sangre de ésta. Habitualmente se tallaba en cornalin


Ficha técnica
Su nombre deriva del latín -“caro, carnis”- y hace alusión
al color de la carne. Es una de las variedades más conocidas
de Calcedonia (variedad fibrosa microcristalina del
cuarzo). En la antigüedad procedía de Arabia, Persia e
India; posteriormente se encontraron depósitos enormes
en Idar-Oberstein (RFA). En la actualidad el productor más
importante es Brasil; en menos cantidad Islandia, Rusia,
China y Japón.
El color es variable y no siempre uniforme; mirada con luz
transmitida presenta en ocasiones una distribución en
forma de nube. Es frecuente apreciar una tendencia al
amarillo pardo, llegando así al tono del Sardo. La sustancia
cromófora de la cornalina es el óxido de hierro tipo
“hematites”; en el Sardo la sustancia es el hidróxido de
hierro “limonita”. Un calentamiento suave intensifica el
color porque hace desaparecer el tono amarillo.
Otro método para mejorar el color es aprovechar su
estructura porosa, sumergirla en una disolución de sulfato
de hierro y darle calor. Las que se obtienen en India presentan
un fenómeno curioso: cuando salen de la mina no
tienen un color intenso, pero éste aparece espontáneamente
tras una larga exposición a la luz solar.
Sus constantes en general son algo inferiores a las del
cuarzo monocristal. Su comportamiento bajo luz ultravioleta
de onda corta es similar, presenta un color blanco
azulado, con una excepción, la de Wyoming (Estados
Unidos). Su resplandor es verde amarillento brillante,
pues contiene trazas de Uranio.



Historia
Para los egipcios, la cornalina era un gran protector de
vivos y muertos. Se utilizaba un anillo con esta gema en la
mano izquierda para calmar la ira, los celos, la envidia y el
odio. Se colocaba en las tumbas para facilitar el tránsito
del difunto a la vida eterna.
Hacia el 1500 a.C., babilonios, celtas y griegos fabricaban
objetos con ella: copas, camafeos, anillos y amuletos. En
tiempos de Salomón, los sacerdotes llevaban cornalinas
como símbolo de prestigio.
Fue la sexta piedra de los cimientos de la Jerusalén
Celestial, la primera piedra del pectoral del segundo templo.
Plinio se refiere a ella como “gema sagrada”, dadora
de vitalidad, que ayuda a combatir las picaduras de serpientes
y escorpiones, pero no como lo entendemos hoy,
como “antídoto”, sino proporcionando la energía necesaria
para eliminar los venenos del cuerpo.
Adhiriéndole cera, griegos, romanos y chinos la utilizaron
para construir sus sellos personales. Entre los mahometanos
la cornalina es considerada como un talismán muy
potente; dicen que el profeta llevaba una en el dedo meñique
de la mano derecha, montada en un anillo de plata
con una inscripción. En los inicios del cristianismo, cuando
esta práctica era perseguida, los fieles utilizaban esta
gema gravando en ella símbolos para reconocerse entre
sí.
La cornalina forma parte del más antiguo talismán hindú,
el “Naoratna”. También está presente en la corona de
Inglaterra, llamada de San Eduardo, cuyo modelo original
fue destruido y recompuesto por el rey Carlos II. Posee una
cúpula con cuatro arcos en los que están engarzadas 12
piedras, recordando el pectoral del sumo sacerdote de los
israelitas. En concreto, la cornalina simboliza la nobleza
que debe poseer todo monarca




Tradición y magia
Gema del jueves, de Noruega y Suecia, influida por los planetas
Júpiter, Marte y Venus, posee una extensa leyenda
en sus grabados. Con un basílico combatiendo con un dragón,
permitía vencer a cualquier animal.
Con un oso llevando un ramo de flores y montado en un
anillo de estaño, el primer lunes de luna nueva, la mujer
que lo llevaba conseguía al hombre amado. Con el signo
de Capricornio grabado y montado en un anillo de plata,
protege contra el ataque de enemigos, impide juicios sin
sentencias justas y aporta honores y reconocimiento al
que lo lleva.
En el British Museum existe un manuscrito anónimo del
siglo XI en el cual se le confieren ocho virtudes. Protege
contra el rayo, aleja el demonio de las casas, neutraliza el
efecto de los venenos, si se bebe agua donde haya estado
sumergida, defiende de los ataques de los demonios, restablece
la salud dando fuerza y vigor. Ayuda a superar las
picaduras de serpientes y, en definitiva, aleja la muerte de
quien la lleva.
En el Renacimiento se utilizó para evitar que alguien
pudiera leer los pensamientos de otra persona. Se esculpía
una espada o la imagen de un guerrero y se colocaba
en la puerta de las casas para evitar la entrada de malos
espíritus y encantamientos


Medicina
Entre árabes y judíos se consideraba un preventivo contra
la peste; en polvo y bebida era utilizada como remedio
homeopático para detener las hemorragias.
En la Edad Media se utilizaba para tratar enfermedades de
la piel, se calentaba al Sol y se ponía sobre los forúnculos,
haciendo que estos se abrieran y vaciaran. Se limpiaba la
piedra con agua de manantial, al igual que la herida. Una
vez fría la gema, se colocaba sobre ella y se tapaba con un
paño limpio. Cada dos días se repetía la misma operación,
y poco a poco el tejido se iba reconstruyendo y sanaba por
completo. Era un drenaje rudimentario pero efectivo.



Gemoterapia
La cornalina es una gema terrestre, influenciada por su
campo electromagnético; su vibración puede recordarnos
a la del rubí o a la del granate, pero no es tan directa ni
penetrante. Se trata de algo envolvente, suave y a la vez
intenso, tonifica pero no excita, nos infunde fuerza y seguridad,
recordándonos que el poder reside en el interior de
cada uno. Simboliza el calor, la energía vivificante y positiva
de la “madre tierra”. Nos ayuda sutilmente a ser conscientes
de lo que somos; y a dar a cada cosa su justo valor,
barriendo de nuestra mente cualquier pensamiento negativo
o distorsionado, por eso desde la antigüedad se ha
utilizado contra la apatía, la melancolía y la depresión.
Ayuda a nuestro cerebro a focalizar la energía, a concentrarnos
mejor y ser más productivos. Nos induce al movimiento
e indirectamente ayuda a personas con problemas
articulares; al moverse mejora el tono muscular, el
retorno venoso; las articulaciones no trabajan tanto y por
lo tanto no sufren, el dolor cede. Comienzan a generarse
“endorfinas” y el carácter se torna más amable.
Influye positivamente en las personas que tienden a
soñar despiertas y dejan que los acontecimientos decidan
por ellas. Los introvertidos, los que no se atreven a hablar
en público y expresar sus ideas en voz alta, encontrarán en
ella la mejor aliada, pues les ayudará a derribar las barreras
de sus propios miedos que impiden aflorar su verdadera
personalidad. Se sentirán más fuertes y libres.
Su entrada energética en el cuerpo humano se produce
por el plexo solar, hígado, bazo y cavidad abdominal.
Ayuda en la absorción del hierro por parte del intestino,
regula la producción de bilis y encimas para una correcta
asimilación de los nutrientes.
Los vórtices de las palmas de las manos son muy sensibles
a su fuerza. Si no está familiarizado con su vigor, encierre
un canto rodado en la palma de la mano, con tiempo y
algo de paciencia notará una sutil alegría de estar vivo, de
que forma parte de un todo, y ganas de emprender nuevos
proyectos. La cornalina le recuerda que querer es
poder y que el movimiento se demuestra andando


textos y fotos © copyright 

martes, 14 de diciembre de 2010

AMATISTA

Amatista


Amatista

La hermana mayor
de la familia de la sílice

Yacimientos

Nace tapizando geodas (cavidades en rocas volcánicas) y
en drusas (extensiones planas de cristales). Encontramos
amatistas en Brasil, con una gran variedad de tonos; las
de México tienen un tono rojizo, en Hungría se
encuentran algunas de calidad media y en Italia poseen
varias intensidades de color. Otros países en los que se
encuentra amatistas son Sri Lanka, Sudáfrica, Rusia,
Australia, Estados Unidos y el resto de América
septentrional, y algunas también en España y Francia. Según Juan Mystkowski Wowk  las mejores del mundo son las de Uruguay, aunque hay una controversia ya que mi estimada amiga 
Maria Celeste Nazarena Navarro  dice que las amatistas de Córdoba/ Argentina compiten con las de Namibia del Sur (África), consideradas como las mejores del mundo. Rectificaciones hechas a día de hoy, espero que si hay más comentarios no dejéis de decírmelo

Tratamientos

El color de la amatista se pierde, dando lugar a una
tonalidad más rosada, cuando es tratada a más de
300ºC. Entre 400 ºC y 530ºC se comienza a poner
amarillenta con tendencia al pardo rojizo, que es la
mayoría del “citrino comercial”, y cuya intensidad
depende del violeta inicial. Después del tratamiento deja
de ser pleocroico. Pasados los 575ºC, las partículas de
óxido de hierro emigran hacia la superficie y el material
adquiere un efecto de “adularescencia” o “séller”. Al
pulirla se eliminan los puntos negros de óxido y se
obtiene “el cuarzo piedra luna”, que comercialmente es
un sustituto del “feldespato piedra luna”.
Algunos cristales de amatista, como los del famoso
yacimiento de Montezuma, al calentarlos se vuelven de
color verde transparente y se los conoce como Prasiolita.
Asimismo, se ha encontrado el mismo material en
Zimbabwe y Arizona.
Inclusiones características
No todas las amatistas muestran inclusiones, pero
algunas de éstas son unas bandas de espesor variable,
visibles a 10 x y llamadas “piel de tigre”. Son muy típicas
del yacimiento de Palmeira (Brasil) las visibles a 40 x,
agujas de rutilo, cacoxenita y gohetita en mechones.
Algunas menos frecuentes son la turmalina roja y las
hematistes en espículas.

Amatistas célebres

Hay numerosas esculturas realizadas con este material,
como el busto de Trajano, llevado por Napoleón a Berlín.
Como joya, hemos visto amatistas en el collar de la reina
Carlota de Inglaterra, por ejemplo. Asimismo, en el
British Museum de Londres, hay un ejemplar de 343
quilates tallado en forma oval, procedente de Brasil, y
otros dos de 90 y 75 quilates, provenientes de Rusia

Historia

Según la mitología griega, la amatista
nace cuando Baco persigue a una ninfa y
se convierte en cristal al querer tocarla.
Gracias a este mito, una tradición
persigue a la amatista: es la gema
contra la ebriedad. Con ella se hicieron
jarros, vasos y hasta amuletos, pero
estos tomaron la palabra “intoxicado” en
lugar de ebrio, convirtiéndola en una
gema con cualidades como objetividad,
juicio, autodisciplina, características que
ennoblecen al hombre y lo rescatan de
la intoxicación del mundo.
Algunos textos antiguos aseguran
que las águilas depositaban amatistas
en sus nidos para protegerlos. Apreciada
por aztecas, los egipcios la dedicaron a
Toth, dios lunar. Los soldados la llevaban
en las batallas para mantener la cabeza
fría y luchar con más astucia, y las
mujeres como anillo para conservar el
amor de su esposo durante el
matrimonio. Los griegos la dedicaron a
Mercurio, el mensajero de los dioses.
Para los romanos, el color malva era muy
apreciado y se hacían anillos de bronce y
amuletos protectores.
Es la doceava piedra fundacional de
la “ciudad sagrada”, la tercera de la
tercera fila del pectoral del sumo
sacerdote, la perteneciente a la tribu de
Dan representando la justicia, el valor y
la autoridad. Se dice de ella que es la
gema de San Valentín y la tradición nos
la transmite como idea de talismán para
los enamorados. Quizás es por ello que
se dice que fue la primera piedra que
San José regaló a la Virgen María,
convirtiéndola en la representante de la
castidad, la humildad, la sinceridad, la
serenidad y la modestia.

Es la gema del amor puro, el que se forma a base de
ternura y respeto. Con ella se han confeccionado anillos
papales y coronas de reyes. Se les adjudicó a los
apóstoles Mateo y Judas y se convirtió en la piedra que
se debía regalar en el séptimo aniversario de bodas. Los
monjes budistas la utilizaban para construir rosarios, ya
que, según ellos, frena las pasiones terrenales y les ayuda
a distanciarse del mundo.

Tradición y magia

Se la ha llamado “la piedra del alma”, ideal en momentos
de cambio y de transición. En ella se unen el rojo (fuego,
vida y acción) y el azul (paz, serenidad y pureza de
espíritu). Es el color que une cielo y tierra, hombre y
mujer, positivo y negativo, calor y frío. Abre la mente a la
compresión de experiencias espirituales, facilita el
estado de meditación sumiéndonos en un océano de
silencio, donde la actividad mental es sustituida por la
calma. Nos enseña que nuestra percepción es muy
limitada y que nuestros sentidos únicamente abarcan
pequeñas parcelas de realidad.

Gemoterapia

Aristóteles aseguraba que situada sobre el ombligo de
una persona ebria absorbía los humores del vino,
devolviéndole la lucidez. En la Edad Media se utilizó para
tratar afecciones cutáneas y como hemostático, por su
contenido en hierro. En 1534, el Papa Clemente tomaba el
elixir de esta gema como purificador medicinal. Santa
Hildegarda de Bingen la aplicaba para eliminar manchas
e imperfecciones en la cara.
Posee una energía amable y poderosa, es ideal si
está pensando en trabajar con cristales; absorbe
negatividad y emite positividad. Es espontánea, creativa
e infantil, engendrando la lealtad en quien la lleva.
Influye sobre los ambientes crispados, haciéndolos más
amables. Nunca debería faltar una en nuestras casas.
Como joya, alrededor del cuello protege de los pequeños
campos magnéticos a los que estamos expuestos en la
sociedad actual. Reconforta y proporciona alivio en
momentos de angustia. Se puede llevar en cualquier
parte del cuerpo, aunque las respuestas más rápidas y
espectaculares las notaremos sobre el vértice coronal, el
entrecejo y la mano izquierda. Mejor si va montada en
plata, es femenina, nocturna y afín tanto al Sol como a la
Luna.
Debido a su efecto calmante sobre el cerebro, se
emplea en estados mentales de estrés profesional con la
tensión y dolor de cabeza que a veces se acompañan. Se
recomienda en trastornos del sueño, para regular los
ciclos vigilia-sueño, utilizándola todos los días al ir a
dormir, preferiblemente a la misma hora.
Numerológicamente se la asocia con el 3 y el 9,
místicos por excelencia. “Omne tium perfectum”, que
significa toda tríada es perfecta. Así todas las cosas
perfectas de este mundo son tres, como por ejemplo: la
salud, el dinero y el amor.

texto © copyright

sábado, 2 de octubre de 2010

http://www.mindat.org/

Mindat.org es la base de datos más grande de minerales y mineralogía sitio web de referencia en Internet . Este sitio contiene datos sobre los minerales en todo el mundo , recogiendo minerales , yacimientos minerales y demás información mineralógica .Este sitio está creciendo cada día, con información de nuevo mineral ..., localidades y fotografías agregadas por los miembros .

DIAMANTES VIOLETA

Es color de lo más raro a menudo confundido con un color violeta secundario,este color se correlaciona con la formación de granos internos,el corte es esencial para liberar el color.
La presencia de Hidrógeno es la que le confiere el color, que va desde un tono violeta al púrpura.
Más información
http://ncdia.com/
http://ncdia.blog.com/

martes, 14 de septiembre de 2010

TURMALINA

La turmalina rosa otorga amor y amistad, la roja fuerza y
coraje, y la azul alivia las tensiones diarias y ayuda a
procurar un sueño tranquilo y reparador.
Las personas atraídas por la turmalina suelen tener un
carácter bastante peculiar, que se adapta fácilmente a
cualquier tipo de situación, amantes de los viajes, que
consideran la vida como una gran aventura. Igual que la
gema, ellos son diferentes.
La turmalina es llevada por pocas personas y suele
atraer más a las mujeres que a los hombres. La energía
que irradia atrae a aquellos con necesidad de armonía, y
es que la gema es capaz de darles serenidad, sabiduría
e intuición. Es recomendable, sobre todo para aquellos
que valoran su equilibrio emocional.

© copyright